Complementos para la vida 💖 basados en principios activos naturales de máxima calidad.

¿Cómo funciona el ciclo menstrual?

Tabla de contenidos

Tiempo de lectura: 7 min

El ciclo menstrual de la mujer comienza con la menarquía: la primera menstruación.

Con ella empieza nuestra etapa fértil, las mujeres nos volvemos cíclicas y dejamos atrás el patrón hormonal lineal de la infancia para adentrarnos en el baile hormonal. Esto cambiará según el día y nos acompañará hasta la llegada de la menopausia.

Transitar por la etapa fértil sin conocimiento puede ser abrumador, necesitamos entender la fisiología del ciclo menstrual. Como mujeres, conocer nuestro propio ciclo nos empodera, nos transmite tanta información de lo que está sucediendo en nuestro interior que nos permite anticiparnos y tomar las riendas de nuestra salud y bienestar.

Las mujeres vivimos cambios constantes durante toda nuestra etapa fértil, cambios físicos, mentales, emocionales y energéticos. Nuestra naturaleza es cíclica y obviarlo nos puede dar más de un quebradero de cabeza.

La menstruación será nuestra compañera de vida durante unos 40 años aproximadamente. Merece toda nuestra atención, ¿No crees?

1. ¿Qué sucede durante el ciclo menstrual?

El ciclo menstrual se produce gracias al trabajo conjunto del cerebro, los ovarios y el útero que se comunican entre sí a través de hormonas. Cada ciclo comienza con la menstruación y termina justo antes de que se produzca la siguiente. Es algo continuo, lo que quiere decir que sucede una y otra vez durante toda la época fértil de la mujer y culmina con la llegada de la menopausia.

El ciclo menstrual es un vaivén hormonal que dura aproximadamente 28 días (los ciclos menstruales normales varían entre 25 y 36 días). Durante estos días el cuerpo se prepara para un posible embarazo y si esto no ocurre se produce la menstruación y vuelta a empezar.

Las hormonas regulan el ciclo menstrual en cada una de sus fases: la fase folicular, la ovulación y la fase lútea. La menstruación se puede considerar una fase por las características propias que tiene, pero realmente se encuentra dentro de la fase folicular.

1.1. Fase folicular

Esta fase comienza el día 1 de la menstruación y finaliza con la ovulación, sobre el día 14 en el caso de que hablemos de un ciclo de 28 días, no todos duran lo mismo.

Durante esta fase la hormona foliculoestimulante (FSH) induce en el ovario la estimulación de un grupo de folículos (células que contienen óvulos inmaduros en su interior) para su maduración, aunque sólo uno se convertirá finalmente en un óvulo maduro. Estos folículos liberan grandes cantidades de estrógenos que estimulan el engrosamiento del endometrio en el útero y a su vez el ovario se prepara para liberar el óvulo.

1.2. Ovulación

Cuando los niveles de hormona luteinizante (LH) llegan a su punto máximo se produce la liberación del óvulo maduro, este se desprende del folículo y abandona el ovario. Las fimbrias arrastran el óvulo y lo llevan a una de las trompas de Falopio. Los niveles de estrógeno alcanzan su punto máximo justo antes de que se produzca la ovulación y poco después disminuyen.

Esta fase dura tan sólo unas horas, entre 16 y 24 horas aproximadamente.

1.3. Fase lútea

Comienza justo después de la ovulación y termina con la llegada de la menstruación.

El folículo que contenía el ovario maduro en su interior se transforma en cuerpo lúteo y comienza a producir progesterona. Los niveles de estrógenos disminuyen, convirtiéndose la progesterona en la hormona protagonista.

Si no se produce embarazo, este cuerpo lúteo se desintegra y deja de producir progesterona. Esta sirve de sostén al endometrio y, al no haber progesterona, el endometrio se desprende produciéndose el sangrado y así comienza un nuevo ciclo.

Fases del ciclo menstrual

Como ves, durante la primera parte del ciclo (fase folicular) hay una predominancia de estrógenos frente a progesterona y, en la segunda parte (fase lútea) sucede lo contrario, la progesterona se convierte en la hormona principal. Cuando esta fluctuación hormonal se produce correctamente todo funciona bien. El problema surge cuando se pierde este equilibrio y se alteran sus fases.

Los trastornos asociados al ciclo menstrual más comunes son: periodos largos e irregulares, dismenorrea (dolor agudo durante el sangrado), el conocido síndrome premenstrual normalmente producido por un exceso de estrógenos o la amenorrea que es la ausencia de periodo.

2. ¿Es mi ciclo ovulatorio?

Ahora ya sabes que el ciclo de la mujer es mucho más que unos días de sangrado. Todo comienza antes y la ovulación juega un papel fundamental porque sin esta no hay una menstruación real.

El sangrado no siempre indica ovulación, existen ciclos anovulatorios en el que el óvulo no se ha desprendido de su ovario, por lo tanto, no podrá producirse la fecundación pero habrá un sangrado porque el endometrio debe desprenderse.

La anovulación puede ser circunstancial o crónica. Muchas veces cuando esto sucede viene acompañado de irregularidades en el ciclo como la amenorrea (ausencia de regla) y es fácil detectarlo pero también puede pasar que la menstruación tenga lugar de forma regular y no nos percatemos de la anovulación hasta que no se quiera conseguir un embarazo.

Hay varias estrategias para detectar si estamos ovulando. Podemos hacer el test de ovulación, un análisis de sangre para medir el nivel de progesterona, un examen pélvico, una ecografía…

Pero este artículo va de conectar con nosotras mismas, de la autoexploración y el autoconocimiento. El cuerpo nos envía señales que podemos identificar e interpretar y con ellas podemos saber cuáles son nuestros días más fértiles, cuando se produce la ovulación o cuando hay más presencia de estrógenos/ progesterona. 

Estas señales son la temperatura basal, el moco cervical y la posición del cuello uterino (cérvix).

2.1. Temperatura basal

Aumenta con la presencia de progesterona y sabemos si se ha producido la ovulación porque esta aumentará entre 0.2ºC y 0,5ºC con respecto a la primera mitad del ciclo. El único inconveniente es que es necesario tomarse la temperatura nada más despertarse, siempre sobre la misma hora y requiere de un control diario para poder identificarlo.

Temperatura basal

2.2. Moco cervical

Varía a lo largo de todo el ciclo, la mayor cantidad de moco aparece justo antes de la ovulación. El moco cervical con dominancia estrogénica, es el moco fértil, es resbaladizo y transparente como la clara de huevo. Tiene un pH adecuado para la supervivencia de los espermatozoides y permite su paso.

Mientras que el moco cervical influenciado por la progesterona crea un tapón denso que inhabilita el paso de los espermatozoides se caracteriza por una ausencia de flujo.

2.3. La posición del cuello uterino

También experimenta variaciones durante el ciclo cuando estas a punto de ovular. Si encuentra en una posición alta es blando y húmedo y con la ovulación se abre. Tras la ovulación su posición es más baja, es más duro y seco y el cuello se cierra.

Esto te ayuda a saber cuándo eres más fértil y cuando puedes estar ovulando.

El conocimiento nos brinda oportunidades para conocernos cada día un poquito más y el cuerpo no deja de enviarnos señales para que las interpretemos y analicemos, sólo tenemos que presarles atención.

3. Signos de un ciclo menstrual saludable

Conocer el ciclo menstrual es adentrarse en el camino de la autoexploración, en el cual debemos prestar atención a los pequeños detalles. No todos los ciclos son iguales y las sensaciones pueden variar de uno a otro, pero sí debería existir una cierta tendencia o normalidad entre ciclos. Las irregularidades pueden indicar que algo no va bien.

3.1. Características de un ciclo menstrual saludable

  • Ausencia de coágulos.
  • La duración del sangrado es de 3 a 5 días.
  • Hay una pérdida de entre 20-80 ml de sangrado por ciclo.
  • La duración del ciclo está entre los 24 y 36 días.
  • Ausencia de dolor. Puede que notes una ligera molestia por la contracción y relajación que se produce en los músculos del útero durante la expulsión del tejido del endometrio, esta una acción fisiológica y no debería doler.
  • Ausencia de síndrome premenstrual. Podemos tener sensaciones distintas días previos a la menstruación. Cuando los estrógenos bajan lo hace también la serotonina y podemos sentirnos más cansadas o más sensibles emocionalmente pero no debería ser nada doloroso o exagerado.

Estas son sólo pautas o indicaciones que pueden alertarnos de posibles irregularidades. Si durante un ciclo no se dan todas ellas sólo pone de manifiesto aspectos que podemos mejorar para el ciclo siguiente, pero si ves que esto es repetitivo en tus ciclos entonces es que algo está fallando, tendríamos que ver cual es la causa.

Tampoco compares tu ciclo con el de otras mujeres, ten en cuenta que diversos factores influyen en él, el estilo de vida, la alimentación, el ejercicio físico, el estrés o el descanso entre otros. Puede que en alguna ocasión hayas experimentado un cambio o irregularidad en tu ciclo por el simple hecho de haber atravesado un momento estresante en tu vida. El cuerpo es susceptible a los cambios y nos lo hace saber, puede manifestarse de diferentes maneras y esta es una de ellas.

Ciclo menstrual

4. Conclusión

¿Sabes cuándo fue tu última menstruación y cuantos días duró? Si no lo sabes quizás sea hora de prestarle atención.

El ciclo menstrual es un indicador de salud y no debemos obviarlo. Es algo natural y fisiológico en la mujer, como lo es ir al baño cada día. Estoy segura de que si estás tres días enteros sin ir al baño empiezas a preocuparte o por lo menos a incomodarte por la situación y tratas de solucionarlo porque sabes que algo no va bien. 

Con el ciclo sucede lo mismo, si algo no va bien hay que solucionarlo.

Hablar de la menstruación hasta no hace mucho era un tema tabú, algo de lo que no se hablaba. Eso ha hecho que durante muchos años no se le haya prestado la atención debida y que se hayan callado muchos problemas o síntomas asociados a la menstruación por reparo o por desconocimiento. Pero esto ha quedado ya muy atrás y hoy en día sabemos que es un símbolo de salud como lo es ir al baño cada día 😉

Fem balance Be Levels
FEM BALANCE

QUIERO VERLO

Bibliografía

-Dasharathy SS, Mumford SL, Pollack AZ, Perkins NJ, Mattison DR, Wactawski-Wende J, et al. “Menstrual bleeding patterns among regularly menstruating women. Am J Epidemiol.” Am J Epidemiol 2012 Mar 15;175(6):536-45

Sweet, M.G., Schmidt-Dalton, T.A., Weiss, P. M,. & Madsen, K.P. (2012). Evaluation and management of abnormal uterine bleeding in premenopausal women. American family Physician, 85, 35-43

-Human cervical mucus. II. Changes in viscoelasticity during the ovulatory menstrual cycle. Fertil Steril 1977 Jan;28(1):47-52.

Salomé Pérez

Salomé Pérez

Dietista Integrativa y Pilates PMA Trainer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.