Complementos para la vida 💖 basados en principios activos naturales de máxima calidad.

Propósitos de año nuevo. ¿Nuevo yo?

Tabla de contenidos

Los propósitos que más se repiten de cara al año nuevo son hacer deporte y comer sano, sin embargo son los que más cuestan de cumplir.

Llega enero y te diriges al supermercado a llenar la nevera de brócoli y lechuga, nos pedimos para Reyes el último outfit para salir a correr y nos apuntamos al gimnasio con la intención de ir cinco días por semana cueste lo que cueste. ¿Por qué nos cuesta tanto mantener todo aquello que nos proponemos? 

1. ¿Por qué nos cuesta que perduren los propósitos de año nuevo?

Son varias las razones y, por supuesto, no hay una única respuesta para todos. Una de las razones es la prisa. Queremos tener resultados en pocas semanas, con poco esfuerzo y sin ser conscientes que nuestra mente tiene unos hábitos pre establecidos que no podemos cambiar fácilmente de la noche a la mañana. 

No cumplir toda esa lista de propósitos hace que sintamos frustración y enfado con nosotros mismos, que pensemos que no somos capaces de comer sano y hacer deporte y, como consecuencia, lo dejemos estar para volver a nuestros hábitos pasados.

Otra de las razones por las que solemos desistir de estos propósitos es porque nos cuesta encontrar el punto medio entre ser 100% estrictos con nuestros hábitos y abandonarlos.

Nos cuesta movernos en esa escala de grises entre blanco y negro, “o hago dieta estricta o vuelvo a comer mis cereales con leche cada mañana”.

2. ¿Cómo empezar a hacer deporte y comer sano?

Para conseguir todos tus propósitos de año nuevo, mi consejo es:

2.1. Escoge una actividad que te motive

La motivación intrínseca es la más importante a la hora de adherirte a un hábito. Si tu objetivo es puramente estético o porque quieres parecerte a otra persona, tu motivación durará un telediario. Debes encontrar aquella actividad que te haga pasártelo bien, disfrutarla, sea la que sea.

Hay muchas personas que el gimnasio no es para ellas y, por lo tanto, no debemos forzarnos. Podemos apuntarnos a clases de baile contemporáneo, capoeira, escalada, artes marciales, acroyoga, CrossFit, deportes de equipo… ¡Hay una infinidad de opciones!

2.2. Ponte un objetivo a la semana

La empatía contigo mismo es esencial, si no dialogas con tu mente ni te tratas con comprensión, acabarás volviendo a los anteriores hábitos. Según el University College de Londres son necesarios 66 días para incorporar una nueva conducta en nuestra rutina y hacer que se mantenga. ¿Cómo vamos a pasar de no tener ninguno a cumplir con 10 en una semana?

Escribe 2 o 5 objetivos y pon en marcha uno nuevo cada dos semanas de manera diaria. De esta manera, conseguirás activar el mecanismo de recompensa del cerebro al haber logrado aquello propuesto.

2.3. Organiza tus comidas

Estamos rodeados de opiniones diferentes, buscando como pollos sin cabeza la dieta estrella que será la solución a tus problemas. Pues bien, esa dieta, no existe ni existirá. Cada persona es totalmente diferente y, por lo tanto, sus requerimientos serán distintos. 

Si tu propósito de año nuevo es empezar a comer bien, empieza por organizarte a la misma hora tres comidas al día: el plato de Harvard es una herramienta muy fácil para empezar a comer sano y te ayudará a organizar tus comidas sin romperte demasiado la cabeza.

No trates de ser talibán contigo, si te apetece salir a comer fuera con los amigos o si los primeros meses vuelves a tus anteriores hábitos, ¡no te preocupes! Continua como te habías propuesto, no pasa nada por no comer aquello que no consideramos saludable algunas veces a la semana. Como siempre: ¡muévete entre la escala de grises!

Plato de Harvard

2.4. Aumenta el consumo de proteína y agua

La proteína es el macronutriente más importante en nuestra dieta y el que más escasea en nuestra alimentación hoy en día. Piensa que tu cuerpo está formado en su mayor parte por proteínas: las enzimas, los tejidos y los órganos, las inmunoglobulinas… Por lo tanto, para poder tener un cuerpo funcional debemos de entregarle la materia prima para poder llevar a cabo la renovación de todos esos elementos; lógicamente en conjunto con el aporte necesario de vitaminas, minerales, grasas o/y  carbohidratos y agua.

Aumentar el consumo de proteína te ayudará a sentirte más saciado, ganar masa muscular, mejor densidad ósea, a recuperarnos antes de una lesión y un largo etcétera. Recomendamos de 1,4 a 1,8gr por kg de peso según el nivel de actividad física.

Vegan Keto Powder

QUIERO VERLO

Ya no te quedan más excusas, este fin de año coge una libreta, un boli y un lugar especial y manifiesta cuáles son tus propósitos para año nuevo. Te ayudará a enfocar tu energía y atraer aquello que deseas y, como siempre, siendo realistas y empáticos con nosotros mismos.

“Para crear un hábito debes pensar en lo que vas a conseguir y no en lo que vas a dejar”

María Puntí

María Puntí

Nutrición, PNI, Psicología y Entreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.